¿Qué le llevo para media mañana al cole?

¿Qué le llevo para media mañana al cole?

Sois muchas familias las que me contactáis cuando vuestros peques empiezan la guardería o el cole ante la impotencia de ver que el calendario de medias mañanas que impone el centro es nutricionalmente poco adecuado. Después de llevar meses o años intentando inculcar buenos hábitos a vuestra familia contempláis con decepción que buena parte de ese esfuerzo se tira por tierra al llegar al colegio, ya sea porque el propio centro os manda llevar opciones poco saludables que en vuestra casa no se ofrecen, bien sea porque otras familias poco concienciadas mandan a sus hijos/as este tipo de opciones y por imitación, se inician vuestros/as hijos/as en los malos hábitos.

También sois muchos los centros educativos que me contactáis por motivos parecidos. No sabéis como concienciar a las familias de que no traigan según qué productos al centro. Hacéis charlas para padres con la finalidad de concienciar, pero justamente los que tendrían que asistir, no acuden a este tipo de formaciones y siguen trayendo al centro opciones insanas cada día.

Os pongo un ejemplo de a qué me refiero con un calendario típico:

LunesBocadillo
MartesFruta
MiércolesLácteo
JuevesGalletas
ViernesBizcocho casero

Muchas personas pensarán que este ejemplo es un calendario adecuado por su variedad ya que en los spots publicitarios nos han repetido tanto lo de “hay que comer de todo con moderación” que nos hemos creído que es igual de importante comer fruta que galletas. Si eres de los que justificas este tipo de cosas con frases tipo: “Por un poquito no pasa nada”, “Siempre se ha comido así” o “hay que comer de todo con moderación” te sugiero que leas este artículo para que entiendas porqué nada de esto es cierto.

Nuestros peques tienen innumerables ocasiones para comer productos insanos aún sin ofrecérselos en la escuela ni en casa. Innumerables. Si queremos que su consumo sea ciertamente ocasional, deben eliminarse de la rutina (casa y cole), sino lo que estamos haciendo es normalizar su consumo.

Desde los centros educativos tenéis una oportunidad excepcional de normalizar patrones de consumo saludables. Podemos aprovechar para bien la gran influencia que tienen “sus iguales” en el establecimiento de los hábitos alimentarios. Por ejemplo, un niño con patrones dietéticos saludables no se contagiará y empezará a comer mal por imitación de sus iguales si los otros trajeran opciones saludables al cole. Y lo contrario, un niño con patrones dietéticos insanos mejoraría sus hábitos alimentarios si ve que sus iguales traen opciones saludables.

Los centros educativos son una referencia para los pequeños. La educación debe llevar incluida la educación alimentaria, porque no hay nada más importante para su futuro que una adecuada educación para la salud. Y resulta incoherente que un centro educativo promueva malos hábitos alimentarios.

Por todo ello, y a petición popular, he elaborado unas pautas para sustituir a los clásicos calendarios de comidas de media mañana que podéis descargar. Son de uso libre. Difundidlas todo lo que podáis para que lleguen al máximo número de centros posible. Este es mi granito de arena. Ahora os toca a vosotros/as.

Sin comentarios

Publicar un comentario

Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en más información

ACEPTAR
Aviso de cookies