¿Menú infantil? ¡No gracias!

¿Menú infantil? ¡No gracias!

Cuando se va a comer fuera con niños es habitual encontrarse en muchos restaurantes una opción de “menú infantil” en la carta.

A priori la idea no estaría mal. Muchos niños pequeños comen raciones más pequeñas que los adultos. Así, tener una opción donde se ofrece la misma comida en raciones más pequeñas y a menor precio es una buena idea… O más bien sería una buena idea si se hiciese así…

Pero la realidad es otra radicalmente distinta. Los menús infantiles, lejos de estar compuestos por la misma comida que los adultos en raciones más pequeñas, son menús completamente diferentes. Y tanto que son diferentes. Tan diferentes que están compuestos por todo menos por alimentos, por comida.

Mientras que en los menús de los adultos podemos encontrar distintos alimentos en distintos tipos de preparaciones (más o menos saludables), los menús infantiles están compuestos por alimentos altamente procesados, carentes de nutrientes y ricos en grasas de mala calidad, sal y azúcares. Básicamente están compuestos por:

  • Carnes procesadas y precocinados  (salchichas, hamburguesas,  pollo rebozado, san jacobos, croquetas, pizza, varitas de merluza)
  • Fritos (además de los mencionados en precocinados, la guarnición siempre son patatas fritas  y habitualmente congeladas prefritas en aceites hidrogenados)
  • Salsas comerciales (ketchup, mayonesa, mostaza…)
  • Postre dulce (helado, natillas, flan, batidos, tarta…)
  • Bebida azucarada (“refresco” o zumo)
  • A veces algún juguete de regalo.
  • Ni rastro de verduras ni frutas

Es decir, que básicamente, a los adultos les ofrecemos comida y a los niños les ofrecemos otras sustancias comestibles.

¿Por qué hacemos esto? ¿Acaso nuestros pequeños se merecen lo peor?

¿Vamos a pagar por darles esto a nuestros pequeños mientras nosotros disfrutamos de un plato de comida en condiciones?

¿O es que nuestro pensamiento es que lo importante es que coman, y con este tipo de “comidas” cualquier niño come y así nos quedamos tranquilos?

¿Es mejor que un niño coma mucha cantidad de “basura” que que coma poca cantidad de alimentos que le aporten nutrientes?

¡Ofréceles lo mejor! ¿Acaso no lo merecen?

 

( 2 ) comentarios

  • Raquel

    Totalmente de acuerdo. Yo muchas veces lo que hago es pedirles un plato de adulto a compartir entre mis hijos. La pena es que ellos siguen pidiéndome el infantil por las pegatinas o dibujos que les dan, no porque la comida les guste más.

  • Jimy

    Hola! Gran artículo. Sabía que comer en restaurantes de comida rápida no era saludable para nuestro organismo. Pero nunca me había parado a pensar que los menús infantiles pueden incluso más dañinos que los de los adultos.

Publicar un comentario

Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en más información

ACEPTAR
Aviso de cookies