lactancia Lidia Folgar dietista y nutricionista

Lactancia

Composición de la leche materna

La leche humana empieza a secretarse unas horas después del parto, denominándose a esa primera secreción calostro. Pasados de uno a tres días, la secreción láctea va modificándose tanto en su consistencia como en su composición, recibiendo entonces el nombre de leche de transición, y pasados tres a siete días, secreta lo que se denomina leche madura.

La leche humana en los momentos actuales no puede contemplarse simplemente como el soporte nutricional del bebé, sino que contiene otros muchos componentes con finalidades distintas. En este sentido pueden distinguirse:

  • Nutrientes
  • Enzimas de carácter digestivo, que van a colaborar en la utilización digestiva de algunos macronutrientes.
  • Componentes bacteriostáticos, con diversos mecanismos de acción.
  • Factores bifidógenos, así llamados porque favorecen la microbiota bífida del lactante, la cual a su vez puede cumplir diversas acciones, desde la de impedir el desarrollo de una microbiota patógena, hasta la síntesis de vitaminas importantes para el desarrollo del lactante.
  • Factores de crecimiento y desarrollo, que pueden actuar favoreciendo estos procesos en determinados tejidos.

La leche humana es única y muy distinta a la de vaca (leche de fórmula). Además de las ventajas nutricionales sus características inmunológicas brindan protección esencial durante los 100 a 120 días críticos después del nacimiento. Las fórmulas más sofisticadas no pueden de ninguna forma compararse con la leche humana como alimento de preferencia para todos los recién nacidos.

Alimentación durante la lactancia

Las demandas de energía y nutrientes durante la lactancia son más elevadas que durante el embarazo, ya que la mayoría de las necesidades extra de energía son debidas al volumen y al contenido energético de la leche producida.

Es en este período donde mayor cantidad de nutrientes se necesitan, en comparación con otras situaciones fisiológicas, a excepción obviamente del neonato, pues es precisamente debido a las exigencias nutricionales de éste, por lo que existen esos altos valores.

La alimentación de la madre influye en la composición de la leche materna. Así, el tipo de grasas ingeridas por la madre, influye en la composición de las grasas de la leche materna. Ocurre lo mismo con las vitaminas, el selenio y el yodo. La ingesta deficiente crónica da lugar a concentraciones bajas en la leche.

También algunos alimentos pueden transmitir un sabor fuerte a la leche y ser rechazada por el niño e incluso algún alimento puede desencadenarle dolores cólicos.

Duración y beneficios de la lactancia materna

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la lactancia exclusiva hasta los seis meses de edad y complementaria hasta los dos años.

Los beneficios que el lactante obtiene con la lactancia materna se puden centrar en los siguientes aspectos:

  • Fácil adaptación de los nutrientes que contienen la leche materna a la fisiología del tracto gastrointestinal del lactante.
  • Profilaxis de las infecciones a través de los componentes inmunológicos de la leche materna.
  • Ventajas en el desarrollo psicomotor.
  • Profilaxis con su empleo frente a enfermedades alérgicas.
  • Menor riesgo de sobrealimentación.
  • Promueve un contacto más cercano entre la madre y el bebé, y un desarrollo mandibular y dental adecuado.

Author Info

desafioadmin

Sin comentarios

Comentarios cerrados

Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en más información

ACEPTAR
Aviso de cookies