diabetes Lidia Folgar dietista y nutricionista

Diabetes mellitus

Definición

La diabetes mellitus es un síndrome que se caracteriza por hiperglucemia crónica que se acompaña de modificaciones en el metabolismo de los carbohidratos, lípidos y proteínas, debido a una alteración absoluta o relativa de la secreción de insulina y/o una alteración de la acción de esta hormona.

Tipos de diabetes

Se clasifican en diabetes mellitus insulinodependiente (diabetes tipo I), diabetes mellitus no insulinodependiente (diabetes tipo II), alteración de la tolerancia a la glucosa y diabetes mellitus gestacional.

La diabetes tipo I supone el 10 % de todos los casos de diabetes, apareciendo normalmente antes de los 30 años. Esta diabetes requiere la administración de una o varias inyecciones de insulina al día. Además, es fundamental una pauta dietética concreta para una regulación apropiada de la glucosa en sangre.

El 90% de los casos son de diabetes son de tipo II, de los cuales un 10% presentan un peso saludable y el 90% son obesos. El riesgo de desarrollar diabetes en el adulto obeso es cinco veces mayor que cuando se mantiene un peso saludable. Para el control metabólico de los pacientes de este grupo de diabetes, se debe seguir también un tratamiento dietético, especialmente reducción de peso en pacientes obesos, acompañado o no de antidiabéticos orales.

La alteración de la tolerancia a la glucosa afecta a más personas que la suma de la diabetes tipo I y tipo II. Constituye un problema grave de salud pública porque prácticamente todos los pacientes en esta situación evolucionan hacia diabetes declarada y con frecuencia presentan otros factores de riesgo cardiovascular, como hipertensión, dislipidemia y obesidad.

La diabetes gestacional suele iniciarse entre las semanas 24 y 28 del embarazo. Afecta cerca de 2 a 4% de todos los embarazos. Si no se trata adecuadamente con la ingesta nutricional, puede aumentar el riesgo de morbilidad y mortalidad perinatal.

Complicaciones

Los efectos a largo plazo de la diabetes incluyen el desarrollo progresivo de complicaciones específicas en muchos sistemas corporales, como retinopatías que frecuentemente acaban en ceguera, nefropatía que puede llevar a fallo renal, neuropatías con riesgo de úlceras en los pies y amputaciones, y alteraciones funcionales como la disfunción eréctil. Las personas diabéticas tienen un riesgo incrementado de padecer enfermedades cardiovasculares, vasculares periféricas y cerebrovasculares.

Tratamiento

De una manera general se puede señalar que en el control de la diabetes se precisa:

– Dieta sola, en un 40% de los casos.

– Dieta y antidiabéticos orales, en un 30%.

– Dieta e insulina, en aproximadamente otro 30%.

El seguimiento de una dieta adecuada, tanto en cuanto a aporte energético para mantener un peso adecuado, como equilibrada en nutrientes, para evitar excesos y sobre todo deficiencias, así como la correcta planificación de la misma, es condición básica para el buen control metabólico de cualquier tipo de diabetes. Sin una dieta adecuada y bien planificada como punto de partida, ni se logra ese control ni es posible esperar un buen efecto de los antidiabéticos orales o de la insulina, cuando se requieran. La educación nutricional del paciente diabético es fundamental, acompañada de la realización de actividad física de manera regular

Author Info

desafioadmin

Sin comentarios

Comentarios cerrados

Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en más información

ACEPTAR
Aviso de cookies