menopausia Lidia Folgar dietista y nutricionista

Menopausia

La menopausia está instalada cuando no se menstrúa durante un año sin estar embarazada y sin una enfermedad que la cause. La edad promedio es entre los 45 y los 55 años.

El climaterio representa una etapa de cambios en la vida de la mujer.

En esta etapa aparecen situaciones psíquicas y orgánicas que se presentan de diferentes maneras, básicamente hay una disminución de las hormonas femeninas que afecta al sistema endocrino en general, impactando, además, en el sistema nervioso, cardiovascular, óseo, piel y mucosas.

Las modificaciones fisiológicas que se originan con mayor frecuencia son: tendencia al sobrepeso, pérdida de masa ósea y cambios en el metabolismo de las grasas.

Estos cambios favorecen la aparición de algunas enfermedades crónicas degenerativas, como obesidad, dislipemias, osteoporosis y ciertos tipos de cáncer.

Pérdida de masa ósea

Durante la infancia la formación de hueso supera a la destrucción hasta alcanzar la madurez, mientras que a partir de los 40 años de edad la situación se invierte.

En las mujeres la pérdida de masa ósea se agrava de una forma notable a partir de la menopausia al disminuir las hormonas ováricas que protegen el hueso.

La descalcificación ósea, conocida como osteoporosis, supone un descenso de la cantidad de calcio en el hueso que los hace débiles y frágiles. Por esta causa aparecen dolores y la rotura o fractura de los mismos puede ser frecuente, incluso sin golpes ni caídas que las justifiquen.

Sobrepeso

Asociada al descenso de estrógenos se observan variaciones en la composición corporal:

  • Disminuye la masa magra
  • Aumentan los depósitos de tejido adiposo
  • Se producen cambios en la distribución del tejido adiposo, incrementándose en la zona abdominal
Cambios en el metabolismo lipídico

El incremento del riesgo de la enfermedad coronaria después de la menopausia es atribuido también a la caída de los niveles de estrógenos, lo cual a su vez altera el perfil de lípidos en sangre:

  • Aumentan los niveles de colesterol total
  • Aumentan los niveles de colesterol-LDL
  • Aumentan los niveles de triglicéridos
  • Los niveles de colesterol-HDL permanecen iguales o disminuyen

Desde estas evidencias podemos considerar que la salud de la mujer es más vulnerable a partir de la menopausia. Sin embargo, algunos de estos problemas, que se presentan en estos momentos, se pueden aliviar con adecuados cuidados en la alimentación.

El climaterio puede suponer una etapa de consolidación de los hábitos alimentarios que practicados de forma correcta ayuden a prevenir y a moderar algunos problemas que se pueden presentar durante este período, como la osteoporosis, el exceso de peso o la alteración del nivel de lípidos en sangre. Una alimentación equilibrada, desde edades tempranas, con suficiente contenido de calcio y la práctica regular de actividad física desempeña un papel fundamental en su prevención.

Author Info

desafioadmin

Sin comentarios

Comentarios cerrados

Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en más información

ACEPTAR
Aviso de cookies