hipertensión Lidia Folgar dietista y nutricionista

Hipertensión arterial

Definición

La hipertensión arterial (HTA) es una alteración identificada por un incremento crónico de la presión arterial.

La HTA presenta dos características peculiares:  por un lado su elevada frecuencia (afecta al 35% de la población, llegando al 68% en mayores de 60 años), por otra, la ausencia de molestias o signos que la hagan evidente.

La primera característica da una idea de la importancia de la hipertensión, ya que a su capacidad de dañar, se une su elevada frecuencia, lo que la convierte en el principal factor de riesgo cardiovascular en nuestro país.

La segunda característica explica la escasa proporción de pacientes hipertensos que están bajo tratamiento y control al no haber ninguna molestia o síntoma que señale la presencia del proceso.

Complicaciones

Al tener una presión más elevada, el corazón debe hacer un sobreesfuerzo, lo que afecta tanto al corazón como a las arterias, que se endurecen a medida que soportan la presión arterial alta de forma contínua, se hacen más gruesas y puede verse dificultado al paso de sangre a su través. Esto se conoce con el nombre de arteriosclerosis.

Si no se trata la hipertensión, puede desencadenar en complicaciones severas pudiendo provocar anginas de pecho, arritmias, alteraciones en la visión, infarto de miocardio, hemorragia o trombosis cerebral e insuficiencia renal, entre otros. Todo esto se puede evitar si se controla adecuadamente.

Tratamiento

El desarrollo de la  hipertensión esencial o primaria (el 90% de los casos) está relacionado con ciertos factores ambientales y diversos hábitos nutricionales. Entre ellos se encuentran el consumo de sal y alimentos ricos en sodio, consumo de alcohol, el tabaquismo y la presencia de obesidad, además de otros factores, como el factor genético.

Además del tratamiento farmacológico si fuese necesario, la modificación de los hábitos de vida puede contribuir a prevenir y controlar la hipertensión. Por ello, al enfermo hipertenso se le recomienda adoptar un plan de vida saludable, que incluye el abandono del tabaco, la reducción en el consumo de alcohol, los cambios en el comportamiento, con reducción en el nivel de estrés, combatir el sedentarismo,controlar el peso y hacer ciertas modificaciones en la dieta. Tales medidas tienen, además, la virtud de corregir otros factores de riesgo cardiovascular y pueden reducir la necesidad del tratamiento farmacológico.

La modificación de la dieta en algunos casos, especialmente en hipertensiones leves, es capaz por sí sola de restablecer una presión normal, y en todos los casos puede reducir el número y la dosis de fármacos hipotensores.

Noticias relacionadas

“El 75% de la población mundial toma el doble de sal de la recomendada” http://www.europapress.es/salud/noticia-75-poblacion-mundial-toma-doble-cantidad-diaria-recomendada-sal-20130321164919.html

“El 80% de la población española consume más sal de la recomendada con una ingesta media de 9,9 g al día” “El 70% del sodio que consumimos procede de los alimentos industriales” http://www.elmundo.es/elmundosalud/2013/03/21/nutricion/1363868282.html

Author Info

desafioadmin

Sin comentarios

Comentarios cerrados

Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en más información

ACEPTAR
Aviso de cookies